Producción de cerdos

Existen cuatro elementos fundamentales en la producción porcina: la genética, nutrición, instalaciones y el manejo; son los cuatro elementos sobre los que como productor, veterinario o consultor, se toman decisiones, son interdependientes y están íntimamente relacionados. Sin embargo existe un quinto elemento indeseable que afecta de manera dramática la productividad, la enfermedad (Figura 1).

La mejor genética o nutrientes no se manifestará de manera adecuada en animales enfermos. De igual manera la enfermedad obliga a modificar instalaciones y manejo. Entonces, el enemigo número uno a vencer en una granja es la enfermedad, o dicho de otra manera, el activo más importante de cualquier granja porcina (y de cualquier otra especie) es la sanidad.

¿Por qué la cría de cerdos?; de acuerdo a reportes históricos, la cría y engorda de cerdos se inició unos 4,000 años antes de la era Cristiana, en algún lugar de Asia. La finalidad sigue siendo la misma, utilizar excedentes en nutrientes de baja calidad para generar un alimento excepcional aprovechando que los porcinos son omnívoros, nutrientes que no se van a utilizar en las mesas de las casas, excesos en cosecha que de otra manera se hubiesen desperdiciado, por algo la analogía del cerdo como una alcancía, un medio de ahorro, una manera de guardar para ocasiones futuras.

En la producción moderna, la cría de cerdos es un negocio, y como tal, las decisiones deben tomarse siempre desde un punto de vista económico: costo – beneficio; obvio cuidando siempre aspectos de bienestar animal, uso responsable de farmacéuticos y respeto en periodos de retiro previo al sacrificio. En este momento encontramos la primera incongruencia ¿cuántos productores y veterinarios valoran realmente y de manera objetiva la rentabilidad de los productos que utilizan en sus granjas?, los cerdos se producen para consumo, con excepción de algunos animales para pie de cría, mascotas e investigación.

La segunda incongruencia es ¿cuántos productores y veterinarios se preocupan por la calidad e inocuidad de la carne de cerdo que producen?, talvez  se piensa que la responsabilidad termina cuando los animales salen de la granja, cuando el tiempo posterior es determinante en las cualidades del producto que tanto nos esmeramos en producir y por lo que nos sentimos orgullosos. En unas pocas horas, esto es, en el tiempo que transcurre entre la venta de los cerdos, su sacrificio y despiece, se puede perder todo el trabajo e inversión de casi 10 meses, considerado desde la gestación de la hembra hasta la venta del cerdo finalizado.

Sin lugar a dudas, la etapa que mayor impacto tiene en la producción porcina es el crecimiento, desarrollo, y finalización o engorda. En un sistema tradicional en tres sitios de producción y donde los animales se venden a las 26 semanas de edad; en el lugar 1 está el pie de cría y 3 semanas de producción, en el sitio 2 hay 7 semanas de producción, y en el sitio 3 están 16 grupos; en ese orden de ideas, una granja de 1,000 hembras de pie de cría y con una productividad de alrededor de 22 cerdos por hembra por año (poco más de 420 cerdos por semana), en el sitio 1 habrían 2,260 animales (1,000 hembras de pie de cría más 1,260 lechones, sin contar hembras de reposición, sementales y machos celadores), en el sitio 2 habría 2,940 cerdos (7 grupos de 420 animales), y en el sitio 3 se tendrían 6,720 cerdos (16 grupos de 420 animales).

Entonces, con relación al inventario el 19% estará en el sitio 1, el 25% en el sitio 2 y el 56% en el sitio 3; con referencia al consumo de alimento, el cual representa entre el 70% y el 80% del costo de producción, en promedio cada hembra de pie de cría consume 24 kg por semana, en el destete el consumo promedio es de 8 kg por cerdo en inventario, y en la engorda son 16 kg considerando venta a 120 kg de peso. De tal forma, el pie de cría consume aproximadamente el 16% del total, en el sitio 2 se consume el 15%, y en el sitio 3 el 69%.

Así pues, cualquier mejora en la fase de finalización tendrá un impacto muy importante en la rentabilidad de la empresa. Sin embargo, no se puede ver la parte final del proceso como un elemento independiente pues el desempeño está directamente relacionado con las fases previas de producción; y el último mes es determinante.

Espera la 2ª parte de este artículo en próximas ediciones…

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *