Emblema de la comida tabasqueña

En la fauna del sureste mexicano hay un pez con una identidad peculiar, el pejelagarto, todo un emblema de la comida tabasqueña. El subtitular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario Forestal y Pesquero de Tabasco (SEDAFOP), Jorge Francisco Iracheta Martínez, refirió que ésta especie tiene una gran demanda en la gastronomía estatal y también una creciente importancia como individuo en la acuariofilia.

Precisó que en la estadística oficial, la  captura registrada de este animal es de 400 toneladas al año, pero se estima que lo que no se registra es un monto similar o hasta mayor, dado que forma parte de los ingresos de los pescadores y de la dieta de la gente que vive junto a su hábitat.

Refirió este funcionario que cuando él llegó a Tabasco allá por 1971, los platillos a base de pejelagarto no le gustaron. Pero su opinión después cambió drásticamente porque ahora es un ferviente consumidor del pez  cuando se come asado.  También puede comerse zarandeado, en tamales, quesadillas o en otros platillos.

Citó que un ejemplar asado en un restaurante tiene un valor de 150 a 250 pesos, según el tamaño del ejemplar, como se puede constatar en los diferentes corredores gastronómicos  de la entidad, como en la misma capital o en las localidades de Nacajuca,  en las playas de Paraíso o en los pantanos de Centla.

Historia de su paquete técnico

En 1989, se inició el cultivo de pejelagarto con los primeros ensayos sobre domesticación y reproducción en cautiverio, los cuales se realizaron en encierros semi-naturales y jaulas flotantes en la ranchería El Espino en el Estado de Tabasco.

Al mismo tiempo, se realizaron pruebas sobre el desove, cría de larvas, alevinaje y engorda en estanques rústicos en el Centro de Estudios Agro-piscícolas en el Municipio de Nacajuca, Tabasco; en ambos casos, con el fin de repoblar cuerpos de agua locales.

El crecimiento de esta actividad fue en 1997, cuando se generaron proyectos acuícolas para producir lotes de reproductores e infraestructura para la reproducción controlada de pejelagarto.

El Laboratorio de Acuicultura Tropical de la División Académica de Ciencias Biológicas (DACBIOL) de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), ha impulsado el desarrollo de técnicas de cultivo, así como la transferencia de la biotecnología a potenciales usuarios.

En el año 2000, se instala la primera unidad de producción con ciclo completo en el municipio de Comalcalco, Tabasco.  A partir del 2006, se instalan tres unidades de producción de cría y/o engorda en el Estado de Tabasco, dos en el Estado de Chiapas y una en Campeche. En años posteriores al 2010, se han  reportado nueve unidades de producción acuícola con una producción de 219,000 crías.

Este pez pertenece al orden de peces Lepisosteiformes contiene a una sola familia; Lepisosteidae, que comprende dos géneros y siete especies vivientes, tanto de agua dulce como, ocasionalmente, de agua marina, que habitan en aguas del este de Norteamérica, de Centroamérica y del Caribe.

 

 

Salvador Y Maldonado Díaz / Agroamigo

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *