Estrategias para la producción de cerdos 7ª parte

Normalmente se pone especial interés en problemas clínicos, más aun cuando causan mortalidad; sin embargo, problemas subclínicos que no causan mortalidad y tampoco son controlados de manera eficaz pueden a la larga causar un daño productivo mayor al ocasionado por el incremento en la mortalidad. Este es el caso de infecciones como Neumonía Micoplásmica, Ileitis, infestación por parásitos, Pleuroneumonía, y muchas otras.

La perdida por mortalidad es finita, mientras que un cerdo improductivo puede mantenerse en la granja por mucho tiempo, con un grave impacto económico al negocio. Individualmente, un animal muerto no causa más daño, y problemas subclínicos no representan más de un 25% de la producción, sin embargo en una población, la mortalidad en destete o engorda difícilmente supera el 10%, sin embargo el daño productivo puede ser muy impactante.

En la mayoría de los casos, el área donde mayor inversión se realiza, la atención y seguimiento es muchas veces deficiente. Se evalúa la mortalidad, eventualmente la ganancia diaria de peso en corrales seleccionados, y en el mejor de los casos tenemos el resultado de la conversión alimenticia una vez que se comercializa el lote de cerdos; pero no se llevan controles intermedios y difícilmente se establecen indicadores del uso óptimo del alimento, lo que representa el mayor costo. Actualmente se dispone de métricas que pueden indicar qué tan eficientes estamos siendo en el proceso de producción, como es la medición del coeficiente de variación en diferentes etapas, así como la valoración objetiva del uso óptimo del alimento, siguiendo procedimientos muy simples y sencillos.

Como se indicó previamente, en términos generales la función de las granjas de cerdos es producir proteína de origen animal de la mejor calidad, y con la mayor inocuidad, buscando siempre la rentabilidad. La producción de cerdos en granja es solo una parte del proceso que debe culminar con la adecuada selección de cerdos a venta, sistema de embarque, transporte, desembarque, estancia en rastro o matadero, proceso de desensibilización, sacrificio, despiece y empaque de productos y subproductos destinados para consumo. Esta es un área a la que muchos productores y veterinarios de granja dan poca atención, sin considerar que es la presentación final del esfuerzo realizado al menos con diez meses de antelación, desde la gestación de las hembras hasta la venta del cerdo finalizado.

El establecer una estrategia óptima de venta, a través de un sistema de comercialización de precisión, es fundamental para enviar a sacrificio la calidad de animales que demanda el mercado y con ello incrementar la eficiencia del proceso de producción. Contrario a lo que normalmente pensamos, los cerdos más grandes y pesados de los corrales no son los más eficientes, ya que son los que comen más, y por lo mismo tienden a generar grasa; un kilogramo de grasa requiere 5 veces el alimento necesario para producir un kilogramo de músculo, entonces, se deben vender los cerdos con respecto a su peso, y no a su edad.

Cuando se retiran esos animales de los corrales (que normalmente son los líderes) aumentamos el espacio vital por cerdo en el corral, además del acceso a comedero y bebedero, por lo que los animales manifiestan una ganancia de peso compensatoria muy importante, con reducción en la cantidad de alimento por cerdo mayor a 20 kilogramos.

La manera de valorar que tan eficiente es el sistema es mediante el peso promedio de los cerdos comercializados y el coeficiente de variación en cada embarque, el cual debe ser inferior al 4%. Es importante señalar que la ganancia de peso compensatoria eficiente se podría manifestar solamente cuando la causa del retraso fue física o de manejo, y no infecciosa. En problemas infecciosos, la ganancia de peso se va a grasa en lugar de músculo.

 

 

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *