Implantes anabólicos 3ª parte

La respuesta del animal al implante puede verse afectada por errores en su ubicación; el lugar adecuado para su colocación es el tercio medio de la parte posterior de la oreja, vía subcutánea entre la piel y el cartílago (figura 1).

Se ha elegido la oreja para la colocación del implante debido a que se desecha al momento del sacrificio del bovino. Para la colocación se deberá sujetar al bovino de tal forma que no exista riesgo para el personal ni para el animal; se sujeta la oreja y se limpia la materia orgánica e inorgánica con un cepillo con cerdas de plástico en la zona donde se colocará el implante, se aplica una solución antiséptica (clorhexidina) para eliminar bacterias que puedan generar abscesos.

Con una espátula se retira el excedente de solución antiséptica y con una toalla de papel nueva se seca la zona para que esté limpia y sin humedad. La aguja de la pistola implantadora deberá estar desinfectada al momento de la aplicación del implante; al introducir la aguja se debe tener cuidado de no rasgar la piel o dañar los vasos sanguíneos para evitar el arrastre de bacterias y sangrado (formación de coágulos).

Se verifica que la aplicación sea vía subcutánea (entre piel y cartílago), posteriormente se debe retraer la aguja aproximadamente de 1 a 2 centímetros para colocar los pellets del implante evitando se rompan, amontonen o encimen a fin de que la absorción del principio activo sea la adecuada.

Se debe inspeccionar visual y físicamente la colocación del implante para asegurarse que se realizó correctamente (pellets completos y alineados). Al retirar la aguja de la oreja se presiona el orificio por donde ingresó, para cerrarlo. Es importante realizar una nueva revisión de los implantes a los 21 días después de su aplicación para corregir algún error.

Al sacrificio de bovinos también se pueden revisar las orejas de los animales implantados para obtener información complementaria. Los principales errores de implantación que afectan la respuesta de los bovinos al implante, se presentan por la presencia de abscesos, colocación en lugar incorrecto (cartílago, aplicación fuera del lugar), la no aplicación del implante (pérdida total), aplicación parcial, pellets amontonados, encapsulados, quebrados o separados.

El primer implante puede aplicarse al momento del destete cuando los becerros presentan más de 6 meses de edad o tienen más de 150 kilogramos de peso corporal. Cuando se utilizan implantes se debe considerar la edad, peso, raza, sexo, periodo de engorda, calidad de la dieta, tipo de implante y manejo, ya que están estrechamente relacionados con la respuesta del animal al implante.

 

 

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *