Espacio de valiosas expresiones productivas 3ª parte

La agricultura es un espacio productivo fundamental, depositario de prodigiosas raíces culturales y de las expresiones más entrañables de identidad nacional, del que se desprende un amplio y profundo acervo de capacidades y talentos que se transmiten de generación en generación como un legado único; extenso e importante planteamiento por el que se da continuidad al desarrollo del tema, en esta la tercera y última entrega del reportaje enfocado en la producción de granos como el maíz y la cebada, mediante el amable intercambio de experiencia vertido por el M.C. Antonio Martínez Veyna, agricultor y presidente de la Federación Agronómica de Zacatecas, quien dentro de la  Unidad de Riego Las Veredas, perteneciente al municipio de Morelos, Zacatecas, sembró en el ciclo primavera-verano 2018, una superficie de 6 hectáreas de maíz y 5 de cebada maltera.

“En cebada hace 4 años no se sabía de enfermedades ni de plagas considerables, obviamente siempre han existido que las palomillas o uno que otro gusano, pero no representaban un gran riesgo para la producción o el rendimiento del grano, desafortunadamente hoy este problema se ha intensificado con la presencia del gusano soldado y con otros tipos de gusanos, por lo que ha comenzado a ser necesario la aplicación de insecticidas para controlar los daños de dicha plaga, la cual se come o ruye el grano en formación, aspirando así a un buen rendimiento, sobre todo con la  calidad requerida para que el producto sea aceptado según la norma que se aplica en la parte de su comercialización para la elaboración de malta, de ahí la importancia de estar periódicamente revisando el cultivo, para si es necesario realizar en tiempo las acciones de control correspondientes”; así lo determinó el M.C. Martínez Veyna.

“Asimismo, en maíz reconocemos que respecto de enfermedades se llegan a presentar posiblemente algunas, pero no son de consideración, por lo que no es necesario realizar ninguna aplicación para su control; donde si es más delicado el tema, es hablando del gusano cogollero, para el cual si hacemos uso de diferentes herramientas de combate, aplicando sobre todo insecticidas muy específicos, dentro de lo cual nos ha dado muy buen resultado el Karate a base del ingrediente activo Lambda cihalotrin, sumamente eficaz y de rápido efecto, por lo que con el uso de esta formulación ha sido prácticamente suficiente para mantener a raya al gusano, y con eso la hemos librado satisfactoriamente”.

“Esta aplicación se realiza casi desde el principio, más o menos al mes de nacido el maíz o bien cuando este tenga una altura de 60 a 80 centímetros, que es cuando hemos sentido que tenemos el mayor número de incidencia de gusano; se utiliza una aspersora común de boquillas, revisando sobre todo que se haga la aspersión dirigida hacia las plantas, específicamente al cogollo, y realmente no es algo tan complicado, hasta cierto punto es sencillo y fácil de hacer”.

Por último, el M.C. Antonio Martínez agregó; “al respecto de lo que son las malezas en el cultivo de maíz, en el caso específico de nuestra siembra se aplicó un herbicida selectivo postemergente, el cual fue suficiente en una sola dosis para controlar la presencia de malezas de hoja ancha, y aunque por ahí tuvimos algo de zacates, esto no representó mayor problema ni nos dio lata, por lo que en el tema de la hierba nos fuimos solamente con esa pura aplicación y el cultivo se mantuvo prácticamente limpio”.

Necesariamente se debe mantener el optimismo, y ver a la agricultura mexicana como un sector con futuro, tanto por la fecundidad de su tierra como por el esfuerzo arduo del productor por alimentar a la población con los frutos de su trabajo.

Los grandes desafíos de la actualidad y la incertidumbre del futuro, trazan agobiantes condiciones de cambio, la cuales pueden ser conducidas en una dirección de mayor estabilidad y privilegio para el campo conforme se conjunte el talento, la experiencia, la entrega y las capacidades de los productores.

 

 

 

 

 

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *