Auténtica ruta productiva

Ante la problemática que han ocasionado los cambios climáticos y los contrastes humanos a la agricultura, cuyos estragos han sido mayores en zonas de temporal, régimen que representa el 60% de la superficie de producción a nivel nacional, sin duda se requiere de la búsqueda de nuevas y sustentables alternativas que respondan a dichos desafíos, aprovechando los instrumentos existentes e integrando las innovaciones del productor y de los demás eslabones del sector, promoviendo así el desarrollo de capacidades a través de la aplicación de la ciencia y la tecnología, proyectando conexiones más efectivas y confiables. En ese sentido, se estableció el 3er foro de agricultura sustentable, mediante un interesante recorrido por diferentes estaciones demostrativas, donde una vez más se confirmó el gran valor de conceptos como la agricultura de conservación, la diversificación de cultivos a través de la presentación de la nueva variedad de frijol negro Brujan contra el conocido San Luis; además de 8 materiales diferentes de trigo tales como Cisne, Luminaria, Faisán, Valles, Cortázar, Alondra, Texcoco y Norteña contra el testigo Anahuatl; y una vitrina tecnológica de maíces como el MS402, W16Y0212, MASTERMS 154Y12, GoldenMXX12, Croplan6818, Syngenta9166 y el testigo criollo de la región; entre otros notables temas.

Útiles módulos de innovación donde se compartió la experiencia e información entre el importante grupo de productores presentes y los técnicos e investigadores encargados de dirigir la comunicación, todo ello realizado bajo el inmejorable escenario que representan las cobrizas tierras de la localidad de Delicias de López Velarde, perteneciente al municipio de Miguel Auza, Zacatecas, dentro de las parcelas de producción de temporal conocidas como Los Duraznos del Sr. Abel Martínez Camacho, predio donde se sembraron alrededor de 45 hectáreas de frijol, entre pinto Saltillo, negro San Luis y una parte con el ensayo de negro Brujan, establecidos en surquería sencilla de 82 centímetros con curvas de nivel; también en la parcela llamada El Madero del Sr. Antonio Pérez Vidaña, unidad que consta de 15 hectáreas de trigo Anahuatl y una parte con la ventana de las diferentes variedades mencionadas, sembradas en tierra mojada a 6 centímetros de profundidad en camas de 3 hilos, con trazo de curvas de nivel, y uso de enmienda con cal dolomítica a razón de 400 kilos por hectárea; y la vitrina de maíces establecida en tierras del Sr. Ramón Martínez, sembrados igualmente en tierra mojada, bajo surco sencillo a una profundidad de 8 centímetros.

“Este espacio de interacción surge en respuesta a la necesidad del productor por encontrar soluciones integrales ante la problemática actual, originada por el grave daño ocasionado a los recursos naturales los cuales representan el patrimonio principal para el agricultor, y la realidad es que los estamos viendo cómo se van de nuestras manos poco a poco, de ahí la gran exigencia por diagnosticar, instrumentar e implementar estrategias que mitiguen dichas perdidas y enriquezcan las condiciones generales de las tierras de cultivo, mediante la conveniente adaptación y ejecución de la llamada agricultura de conservación, modelo productivo cimentado en 3 principios básicos, remoción mínima del suelo, rotación de cultivos y retención de residuos sobre la superficie”; determinación realizada por el Ing. Julio Cesar González Márquez, jefe del área agrícola de Grupo Agrocime, dentro de su presentación realizada en la estación de la vitrina de maíces.

En la estación de frijol, el Ing. José Luis Ibáñez Barbosa, encargado de guiar el flujo de información, precisó que; “el negro Brujan, es una variedad desarrollada por la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, liberada en 2014, y todas sus pruebas de comportamiento fueron realizadas en Sombrerete, por lo que es un material creado prácticamente en estas tierras, el responsable del mejoramiento fue el Ing. Adolfo García Salinas, y las líneas que le dieron origen son el negro San Luis y otro material del tipo de los pintos, una característica especial que presenta es que su ciclo no se extiende mucho, de los 40 a los 45 días está floreando, de manera que a los 90 o 95 días ya está en madurez fisiológica, listo para cosecha, de hecho es recomendable para siembra en fechas tardías, del 15 o 20 de julio hasta el 1° o 5 de agosto”.

Por su parte, y dentro del mismo módulo, fue el Sr. Abel Martínez Camacho el encargado de compartir su experiencia como productor cooperante, por lo que señaló que; “las principales innovaciones que implementamos en esta parcela, una es la variedad nueva Brujan, otra es la rotación de cultivo dado que el año pasado teníamos cebada y ahora establecimos frijol, así como el trazo en curvas de nivel delineadas por láser, también se trató la semilla contra las principales enfermedades de la región, en cuestión de nutrición se aplicó MAP y un poco de mezcla física a la siembra realizada el 20 de julio, y en segunda se metió algo de fosfonitrato, además, algo que es de destacar, es la resistencia de este material a la sequía, ya que a pesar de ella se ve en buenas condiciones y si se nota que aprovecho mejor la poca humedad que recibimos, la cual fue de junio a octubre de 196 milímetros, como 192 milímetros menos de lo normal, ya que según el histórico de las precipitaciones solemos alcanzar alrededor de 388 milímetros en ese periodo”.

Asimismo, con el fin de reforzar el foro se contó con la valiosa participación del Dr. Ernesto Solís Moya, reconocido genetista e investigador especialista en trigo del Inifap Campo Experimental Bajío, quien precisamente dentro de la estación del cultivo de trigo describió los atributos principales del portafolio de variedades establecidas, y a grandes rasgos encuadro su desempeño y objetivos en lograr una mejor eficiencia en el uso del agua, incrementar el potencial de rendimiento, y generar una mayor resistencia a enfermedades, principalmente ante la roya. Para terminar, el Ing. Santiago Flores Espino, extensionista agrícola en el área de conservación de suelos, especificó las características propias de la parcela de trigo, delimitándola con un relieve del terreno en ladera, bajo una fuerte erosión eólica e hídrica, con pisos de compactación de rastra a los 15 centímetros y de arado a los 30, con fecha de siembra del cultivo el 17 de julio bajo una cantidad de semilla de 80 kilos por hectárea depositada con sembradora hechiza.

El mejor legado es una agricultura con futuro, por ello la necesidad de adoptar sistemas sustentables que respondan a los retos de la modernidad.

 

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *