Apoyo a mujeres en el sector primario

“Mujeres en el centro de la transformación del campo, la pesca y la acuacultura”, ese es el lema bajo el cual la SADER ha comenzado un programa con el que pretende enaltecer y apoyar a la figura femenina dentro del sector rural. Sector donde sigue vigente la gran brecha de desigualdad social entre géneros.

Por medio de programas de capacitación y talleres de perspectiva se pretende hacer un cambio para visualizar a las mujeres que realizan alguna actividad productiva en el campo mexicano. Y no es para menos, el involucramiento de ellas en varios sectores primarios va cada vez más al alza, por poner un ejemplo: en el 2020 la cifra de 15 mil 273 tiendas Diconsa fueron administradas por mujeres, cifra que representa el 61% total de todos los centros del país.

Los apoyos de Producción para el Bienestar incrementarán a 760 mil el número de mujeres productoras de maíz, frijol, trigo, café, azúcar, entre otros productos a pequeña escala a lo largo de todo el país. Incrementando la cifra 22.7% más que las apoyadas el año pasado. De igual forma se impulsará al sector pesquero que también tenga intervención de mano de obra femenino.

Es importante comentar que este apoyo no será exclusivamente monetario, sino también en especie, solventando faltantes de este tipo que se requieran para mantener o aumentar la producción individual.

De igual forma, y cubriendo todos los aspectos, se ha iniciado otra campaña en las oficinas oficiales de las dependencias del campo para mitigar las situaciones de acoso sexual y laboral que se puedan presentar, esto mediante el Programa Nacional para la Igualdad de Mujeres y Hombres (Proigualdad) en su etapa 2020-2024.

La participación de la mujer en el campo es algo elemental que se ha visto desde el inicio de la profesión rural. No es secreto para nadie y prueba de ello son las historias de miles de mujeres que han sobresalido en un entorno que generalmente se refiere a los hombres. La iniciativa es buena y aunque ya se tiene tiempo brindando este tipo de apoyo, resalta el hecho de que se mantiene cierto tabú referente al tema, lo que deriva en la brecha social y salarial anteriormente referida.

Esperemos que con esta nueva campaña el rol de la mujer se visualice más y se rompan los esquemas, pero, sobre todo, se logre tener un espacio más digno y mejor renumerado para las denominadas “auténticas heroínas de la alimentación”.

Bryan Pichardo Gallegos / El Despertar del Campo

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *