Anabolismo y crecimiento

Los rumiantes son animales que tienen la capacidad de utilizar como alimento materias primas que otras especies no pueden utilizar; debido a esto tienen una gran importancia en la producción de alimento para el hombre. El ganado bovino debe esta propiedad, a la adaptación que ha sufrido su aparato digestivo y a la perfecta simbiosis que tiene con los millones de microorganismos que habitan en el rumen.

La interacción simbiótica entre la microflora ruminal y el bovino en sí, constituye uno de los eventos más importantes para el desarrollo de la vida, dado que gracias a esto, sustratos que no pueden ser utilizados por el hombre, son utilizados en forma colateral por el rumiante, pero la digestión de estos compuestos, es realizada gracias a la acción enzimática de los microorganismos ruminales. De esta forma los rumiantes pueden transformar la celulosa y hemicelulosa, presente en las fibras vegetales asociadas a Nitrógeno, sea o no proteico, en carne y leche indispensables para el desarrollo del hombre.

El propósito de la ganadería, desde que los bovinos fueron domesticados, ha sido el producir carne, lo más rápido y al menor costo posible. Los primeros esfuerzos para lograr esta meta, se hicieron mediante la mejora de las técnicas de pastoreo y manejo de pastizales, optimizando el uso de los pastos en verano y almacenando forraje para invierno; posteriormente, el establecimiento de los sistemas de rotación de potreros, fue un avance importante. La siguiente etapa fue el suministro de suplementos al ganado y finalmente la práctica de engorda intensiva en corrales.

Durante los últimos cincuenta años, tanto ganaderos como investigadores han buscado la forma de acelerar el crecimiento y la ganancia de peso del ganado, de tal forma que han recurrido a diferentes medios que actúan como moduladores, estimulantes o promotores del crecimiento. Los productos que se han usado con este propósito son las Vitaminas, los Aditivos de origen biótico, los beta agonistas y los esteroides hormonales naturales y sintéticos.

Moduladores o Promotores del Crecimiento.- Se conoce como promotor o modulador de crecimiento a toda sustancia natural o sintética con actividad farmacológica, que se administra a animales sanos para acelerar la ganancia de peso y mejorar los índices de transformación de los alimentos. Este efecto permite un crecimiento más rápido, con una reducción de los costos y tiempo de alimentación; además de lograr una mayor proporción de proteína dado que el crecimiento acelerado se da en masas musculares y no en tejido graso.

Las Vitaminas, son productos que el organismo requiere en pequeñas cantidades para promover su óptimo desarrollo y su capacidad productiva y reproductiva. No se utilizan para cubrir necesidades estructurales o de energía, ni sirven como materia prima para sintetizar otros compuestos, pero se sabe que actúan como coenzimas en varias reacciones metabólicas importantes en el mantenimiento y desarrollo de los animales. Las vitaminas usadas comúnmente en rumiantes son las A, D y E, y Vitamina B 12; el resto de las vitaminas del complejo B, se usan solo en becerros lactantes, dado que se sintetizan en el rumen.

Los Aditivos y suplementos, se administran al ganado por razones nutricionales o sanitarias. Están constituidos por Antimicrobianos, Antiparasitarios, Cultivos bacterianos y Sustancias Ionóforas; participan como moduladores de la flora digestiva, favorecen los procesos digestivos, mediante la estimulación del desarrollo de algunos microorganismos y la inhibición del crecimiento de otros, controlan el metabolismo microbiológico y de toxinas, además de dirigir los procesos fermentativos del rumen y de mejorar la absorción de nutrientes y su utilización para la producción animal.

Espera la 2ª parte de este artículo en próximas ediciones…

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *