Alianzas Sustentables

Generar evolución sobre prácticas e ideas que impulsen una producción más sustentable, es el concepto por el cual se desarrolló el recorrido en campo por diferentes estaciones demostrativas, donde se presentaron útiles e interesantes temas como el manejo agroecológico de plagas, formación de capital humano, cosecha de agua, cultivos alternativos como sorgo y girasol, siembras de maíz y frijol bajo la modalidad de temporal, entre otros sistemas sustentables, implementados por el dinámico grupo de alumnos que conforman la carrera de Procesos Agroalimentarios de la Universidad para el Bienestar Benito Juárez García plantel Pánfilo Natera, Zacatecas, esto dentro de la parcela llamada El Banco, asentada en suelos pertenecientes al municipio de General Pánfilo Natera, unidad que además formó parte del pasado Seminario de Agricultura Sostenible, foro donde se presentó una interacción constante entre técnicos, productores, académicos, investigadores, empresarios, estudiantes, y autoridades del sector público.

“En realidad la Universidad para el Bienestar Benito Juárez García, ha sido de mucho beneficio para nuestro municipio, ya que a través de ella hemos generado conocimiento y práctica útil para el desarrollo de nuestra región, en lo particular, como estudiante y productora me ha gustado mucho el control agroecológico de plagas y todo lo relacionado con productos orgánicos que se aplican al campo, adquiriendo así la capacitación necesaria para poder elaborar nuestros propios biofertilizantes, lo que además de abonar al cuidado del medio ambiente disminuye los costos de producción, utilizando insumos que hay en nuestro entorno, como por ejemplo el biol, fabricado con estiércol del ganado, algo de alfalfa y cenizas que las amas de casa ya no utilizan, y en lugar de tirar todo eso que para otros representaría basura, nosotros lo reciclamos e incorporamos a nuestros campos, aportando así nutrientes como calcio y nitrógeno, sin la necesidad de tener que aplicar componentes químicos que son más agresivos con el ecosistema”; así lo señaló Alejandra López Álvarez, estudiante de Procesos Agroalimentarios de la Universidad para el Bienestar Benito Juárez García, plantel Pánfilo Natera, Zacatecas.

Por su parte, José Juan Macías, también estudiante de Procesos Agroalimentarios de la Universidad para el Bienestar Benito Juárez García, dentro de su exposición describió; “en esta parcela se implementaron curvas a nivel para que hubiera una mejor captación de agua pluvial y así obtener un mejor desarrollo de la planta, así como para evitar los escurrimientos y la erosión hídrica, también se estuvo monitoreando el nivel de lluvias a través de la estación meteorológica del Saladillo, presentándose así una precipitación acumulada del primero de junio al dieciséis de septiembre de 392.7 milímetros, siendo el mes de julio el que registró el mayor porcentaje con el 43% del total”.

“También registramos algunas fechas de la preparación del terreno, siendo el 18 de mayo el día que se realizó el trazo de las curvas a nivel, por los mismos alumnos del plantel; el primero de junio se metió el subsuelo ya con el tractorista para el levantamiento de las curvas tal y como iban a quedar. El 5 de junio se hizo la siembra de sorgo dulce Pampa Karamelo 20% y Centurión 80%, dando la mezcla llamada Emperador; el 25 de junio fue la preparación de microorganismos; se realizó la mezcla de fertilizantes con 150 kilogramos de sulfato de amonio y 50 kilos de cloruro de potasio, y el 16 de julio se realizó la aplicación del fertilizante y el levantamiento del surco, suministrando 60 kilos por hectárea; se instalaron 11 trampas alimenticias en total dentro de las 2.5 hectáreas de la parcela para el control de la palomilla del gusano cogollero”.

Asimismo, el estudiante Erik Osorio, contribuyó en la presentación mencionando que; “el consorcio de microorganismos benéficos que aplicamos nos ayuda a contrarrestar plagas y enfermedades como el gusano cogollero y la gallina ciega, que son los que comúnmente afectan más al cultivo, dentro de ese grupo van bacterias y hongos entomopatógenos además de micorrizas que se alimentan de azucares que exudan las raíces de las plantas, y las ayudan mediante la fijación de algunos nutrientes como nitrógeno, fósforo, potasio, zinc, y a resistir más el estrés hídrico”.

Además, con la intención de fortalecer el intercambio de experiencias, el Ing. Julio Cesar González Márquez, profesor de Procesos Agroalimentarios de la Universidad para el Bienestar Benito Juárez García, agregó; “lo que vemos a grandes rasgos son cultivos alternados en franjas con girasol, frijol, sorgo y maíz, los cuales gracias al tipo de labranza han aprovechado toda el agua, que según los registros mencionados son 393 milímetros, lo que es demasiada agua para el histórico de esta región, donde por lo general el agricultor se queja de que no llueve, pero ahora que si ha llovido la queja es porque ha sido de más, pero en sí el problema es que no estamos aprovechando como se debiera la distribución homogénea del agua, y mientras mas preparados estemos antes de la lluvia para cosechar agua, realizando curvas de nivel, metiendo subsuelo, mejor aprovecharemos el agua en nuestros campos”.

Para finalizar, Cristian Díaz Montes estudiante de Procesos Agroalimentarios, concluyó; “sin duda esta Universidad se ha consolidado como todo un éxito en el municipio y una gran oportunidad para todos los jóvenes de la región, en donde hemos aprendido a grandes rasgos a cómo hacer crecer el campo y a cómo rescatarlo, lo que nos empodera como productores y nos alienta a seguir adelante sin abandonar nuestras tierras que hoy más que nunca nos necesitan”.

En busca de alternativas para evolucionar de una agricultura tradicional a esquemas productivos más eficientes y sostenibles.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *