Punto de partida 3ª parte

“Podemos ver como ahora todo mundo está un poco más tecnificado, se ven con más ganas de hacer bien las cosas, lo malo es que también cada día que pasa los insumos necesarios para producir están más caros, pero aun así se observa que le estamos echando ganas, dado que además no tenemos de otra, hay que trabajar para poder llevar el pan a nuestras mesas, por ejemplo, antes veía que los riegos eran con pura agua rodada y ahorita ya no, prácticamente todo lo que hacemos hoy en día es con cintilla, tratando de ahorrar agua, para hacerla rendir”; así lo señaló el señor Pablo Pérez Delgado, quien plantó una superficie aproximada de 30 hectáreas de jitomate, en suelos pertenecientes a la localidad de La Laborcilla, en el municipio de Calera, Zacatecas.    

“Definitivamente el riego por goteo vino a cambiarnos las expectativas, aunque de inicio nos resistíamos a adoptarlo por desconocimiento y desconfianza, no tuvimos de otra más que enseñarnos a usarlo, y ahora prácticamente se ha convertido en una necesidad, en una herramienta indispensable para producir con mayor tecnificación y eficiencia, donde además se pueden meter los fertilizantes por medio del agua y ya le llegan directamente a la planta, esto entre muchas otras ventajas y beneficios, que como lo dije, vino a cambiarnos el panorama productivo, logrando así obtener más con menos gasto de recursos naturales, económicos y humanos”.

“En el tema de la preparación del terreno donde se va a cultivar, siempre tratamos de hacerlo lo mejor posible para acondicionar bien el suelo, creando camas en condiciones óptimas para recibir las plantas y que estas se arraiguen correctamente e inmediatamente después comience su desarrollo; para ello empezamos con un par de pasos con subsuelo, luego arrastramos, metemos los arados para voltear el terreno, se le da una emparejadita o nivelada, y cuando se puede le damos una quitada de piedras sobre todo donde vemos que hay muchas, posteriormente surcamos o formamos las camas, y colocamos el hule o acolchado plástico que cubre precisamente la cama y que nos trae como beneficio una disminución de la maleza, una mayor retención y control de la humedad en el suelo, además de proteger a los frutos del roce con la tierra lo que les brinda una mayor calidad y una mejor presentación, pero como en algunas áreas hay mucha piedra se ha batallado para que quede bien afianzado o bien colocado sobre la cama, por lo que nos ha pasado que luego llega el aire y nos lo vuela, por ese motivo lo vamos poniendo casi en cuanto ya vayamos a plantar”.

Para concluir, el señor Pérez Delgado agregó; “definitivamente en el campo siempre lidiamos con muchos riesgos, realmente en la agricultura podría aventurarme a decir que es poco lo seguro y mucho el peligro que se corre, tanto por cuestiones climáticas, que son una de las principales preocupaciones que existen, fenómenos adversos como pudiesen ser fuertes vientos, heladas, tormentas o lluvias excesivas, sequías, granizadas, etc., además de serios contrastes económicos, con aumentos constantes en el valor de prácticamente todos los insumos, destacando este año sobre todo el tema del precio de los fertilizantes, el cual literalmente se ha ido a las nubes, ha sido demasiado el incremento, ya que estamos hablando que de la pasada temporada a esta se fueron a más del doble, situación que sin duda nos esta frenando, así como también la cuestión de los combustibles, la energía eléctrica, entre muchos otros componentes que requerimos para producir, por lo que sin duda podemos decir que aquí en el campo como agricultores tenemos que sobreponernos a muchos obstáculos y dificultades, pero mientras continuemos comiendo vamos a tener que seguir trabajando si o si”.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *